DESDE LA CUNA…

O desde el hospital, pensé. Sentado en esos escalones de cemento, esperando ver un rato la pelota rodar, se me ocurrió preguntar. Y ahí comprendí.

No se explica, se siente. Se vive naturalmente. Se trata de herencia, sólida, como sangre. Se trata de amor repartido, de locura con motivo. Es pasión, es costumbre. Es invitarla a ella, y sacarle una entrada. Es sentarse una tarde en la tribuna, abajo del sol.

Es llevar a tu pibe, compartir los colores. Es agarrarse del alambrado y darse vuelta constantemente. Porque ella está ahí, ocupada con él. Tal vez hoy no presta atención al partido, porque el crack es otro. Hoy, la 10 la tiene él. El pequeño de gorrito, recostado sobre su toalla.

Es amor irremplazable, desde la cuna.

– ¿Cuánto tiene?
– Quince días

Desde la cuna

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s